Antes de Tik Tok, IGTV, Instagram, YouTube e, incluso, el mismo MTV, la industria musical se movía por la calidad de las voces.

Antonia Jones es una cantante que quiere enamorar al público con su voz, pues su apariencia es todo un misterio. MásQVer, logró sostener un diálogo con la intérprete de ‘Pago yo’, claro, con los ojos vendados de nuestro entrevistador.

¿Cuéntanos cómo has vivido toda esta campaña de misterio que se ha tejido alrededor de tu carrera?
Muy bien, la estrategia ha funcionado mucho, cada vez crece más la intriga de quién soy, la gente se pregunta cómo es mi apariencia física, cómo es mi día a día y desea saber cómo soy como persona.

¿Por qué apostar por este tipo de estrategias cuando en el mundo de la música es tan importante el aspecto físico?
Para todas las personas que hacen parte de este proyecto, y para mí, es muy importante hacer buena música y, en ocasiones, cuando se explota tanto la apariencia y se captura al público con ella, se puede perder un poquito el talento, la calidad de la música, de la producción y de la letra… entonces nosotros queríamos darle otra perspectiva, donde mostremos que es primero la música.

Tú misma escribes tus canciones, ¿tienes días en los que te dedicas a escribir o cómo es el tema de la inspiración?
Sí, tenemos un cronograma para ir al estudio y a veces escribo allí, pero a veces, también, la inspiración surge en mi vida cotidiana, mientras almuerzo o hago cualquier otra actividad. Aunque debo decir que en el estudio me fluye mucho.

¿De dónde viene la vena artística?
Por el lado de mi mamá hay muchos diseñadores, muchos pintores, muchos artistas. Mi abuela materna cantaba muy bonito, pero nunca dio el paso que estoy dando yo. Creo que fue por ese lado, porque por el lado paterno, hay más ingenieros.

 ¿Para finalizar, cuándo conoceremos el rostro de Antonia Jones?
(Risas). Ya tenemos una fecha establecida, pero todavía no les vamos a contar… (Risas).

Por: Duver Pérez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí