La reivindicación de la mujer comienza desde el momento en que rompe el silencio

Denunciar el maltrato en una sociedad, donde la violencia en contra de las mujeres se ve “normal”, es un viacrucis y, por ello, millones de mujeres han abandonado el camino, por falta de una voz que las acompañe en ese difícil trayecto que a diario silencia, viola esperanzas y mata vidas. María Isabel Covaleda es una colombiana que, a partir de su experiencia, cara a cara, con el maltrato, ha comenzado a reivindicar a la mujer, con el apoyo de otras mujeres dentro de la sociedad.
En Colombia la tasa de violencia de género sigue en aumento. Según el Ministerio de Salud, para finales del año 2017 se presentaron 71.466 casos de violencia de género, en donde un 76 % corresponde, específicamente, a maltrato en contra de la mujer. Por otro lado, 14.500 mujeres, de las cuales un 84 % fueron menores de 19 años, sufrieron violencia sexual, 22 de ellas, atacadas con agentes químicos, y 95 apagadas por el odio de sus parejas o exparejas.


“La violencia le puede suceder a cualquier persona, de cualquier estrato, de cualquier profesión, incluso a mujeres que podemos tener rasgos de liderazgo, no necesitamos estar empoderadas para sufrir violencia en esta sociedad, una sociedad sistemáticamente violenta”, dice María Isabel Covaleda.
Las cifras no mejoran, pero en Colombia se ha venido trabajando no solo en la ayuda de las mujeres maltratadas sino en la divulgación de un mensaje de paz e igualdad. María Isabel es una mujer que marcó un precedente en las cifras del país, ya que para septiembre del año 2016, fue víctima de violencia por parte de su expareja. Una situación en donde el miedo y la incertidumbre se apoderaron de ella, pero fue esa misma situación con la que pudo comprender el valor de ser y cuidar a otras mujeres que, como ella, han pasado situaciones complicadas a lo largo de su vida.

Los departamentos con mayor número de casos de violencia de pareja corresponden a Bogotá (11.259), Antioquia (4.809), Cundinamarca (3.590), Valle del Cauca (3.487) y Santander (2.379)

#RompiendoElSilencio no solo es el hashtag insignia de la fundación, también es el mensaje que quiere adoptar y promover a todas aquellas mujeres que sufren de violencia. Es una invitación a no callar, a ser parte activa de la sociedad en la defensa de la igualdad. Según Covaleda, “nos dimos cuenta de que muchas mujeres no tienen voz, no se les escucha por distintas razones, lo que queremos con la fundación es unir voces, unir fuerzas y trabajar en pro de las mujeres”.

“Denunciar en Colombia no es lo mismo que denunciar en un país como Estados Unidos, aquí se puede demorar alrededor de tres meses para tener una primera citación, pero la demora no significa que se deba dejar un caso impune, toda acción tiene su castigo, si uno no denuncia, deja que todo siga igual”, agrega la abogada Mónica Amaya.

Según la ONU, una de cada tres mujeres ha sufrido de maltrato físico y sexual, y la cifra  sigue en aumento

La fundación MAISA trabaja en asesorías psicológicas y jurídicas, así mismo, vela, en conjunto con mujeres que han sufrido la misma situación, por la reconstrucción de su  entorno psicosocial y por la formación de mujeres líderes y empoderadas que puedan vencer el miedo y le griten al mundo que no están solas y que sí se puede salir adelante.
Romper el silencio es la mejor herramienta que se tiene para denunciar. El miedo no debe ser el común denominador de las distintas situaciones de maltrato que viven las colombianas a diario, es momento de gritar y extender la voz a todas las mujeres que se sienten cohibidas. Que el silencio que las apodera hoy, no sea la sentencia de callarse para siempre.

Redactado por: Luis Vásquez

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí