¿Por qué deberías ver Maquia: La historia de un amor eterno?

0
18

Esta cápsula sobre la película Maquia: La historia de un amor eterno (2018), de Mari Okada, fue emitida originalmente en el marco del Podcaston de 24 horas por el 26 aniversario de Cine PREMIERE en octubre de 2020.

La prolífica guionista Mari Okada ha construido un portafolio impresionante a lo largo de más de dos décadas de trayectoria dentro del mundo del anime, siendo responsable por escribir los escenarios para series como Toradora!Hanasaku Iroha, anohana: The Flower We Saw That Day u O Maidens in Your Savage Season, así como los libretos para películas como The Anthem of the Heart (2015), Her Blue Sky (2019) o A Whisker Away (2020).

Después de trabajar con Okada durante varios años, Kenji Horikawa, fundador y presidente del estudio P.A. Works, se percató, como varios de sus colegas, de la claridad en la visión de la escritora, en términos tanto de la construcción argumental de la historia, como del tono, los personajes y el universo donde éstas se desarrollan. Es así que el productor convenció a la guionista de escribir y dirigir su primer largometraje. El concepto era simple: crear “un anime 100% de Mari Okada”.

Ambientada en un detallado mundo de fantasía, Maquia: La historia de un amor eterno tiene como protagonista a una joven solitaria cuyo clan deja de envejecer físicamente durante la adolescencia, lo cual les permite vivir durante cientos de años. Una noche fatídica, el ejército humano invade esta pacifica villa aislada en busca del secreto de la inmortalidad. Como consecuencia, Maquia pierde su hogar y a la mayoría de sus amigos en la masacre, pero durante su escape se encuentra con un bebé humano abandonado en medio del bosque. En contra de todas las enseñanzas de su pueblo, quienes le pidieron nunca relacionarse con aquellos a quienes está destinada a ver nacer, crecer y desparecer de su vida, Maquia decide adoptarlo y amarlo como a su propio hijo, con la esperanza de tener finalmente una familia de la cual finalmente pueda sentirse parte.

Maquia película

Mari Okada no tuvo una infancia o juventud alegre y a lo largo de su obra ha decidido confrontar este amargo pasado como muy pocos se atreverían o tendrían la destreza para materializar. Aquellos años en los cuales su personalidad introvertida, panonia y autoreclusión le aislaron del mundo, son un núcleo importante de varios de sus protagonistas y Maquia no es la excepción. Pero el agregado más importante en este filme es su aparente reconciliación con el concepto de la maternidad.

En su autobiografía From Truant to Anime Screenwriter: My Path to ‘Anohana’ and ‘The Anthem of the Heart’, Okada describe varios capítulos dolorosos en la relación con su madre, quien, en alguna ocasión, frustrada por su incapacidad para criar a una niña tan problemática, tomó un cuchillo de la cocina e intentó infructuosamente de hacerle daño.

Dejar respuesta

dos × 2 =