¿Te acabas de enterar de que será tu primer año en el que te celebren el Día de Madre y no sabes cómo te debes sentir o cómo va tu bebito en el vientre? Pues en MásQver te traemos todos los pasos de la gestación.

Es normal que surjan preguntas durante el embarazo, y más si es tu primera vez. Es importante saber y conocer, por ejemplo, cuáles son los síntomas que aparecerán en las distintas etapas. Aquí te explicaremos los más frecuentes y el desarrollo del feto mes a mes.

PRIMER TRIMESTRE  

En la mamita
En las primeras etapas del embarazo, la mujer sufre cambios hormonales muy importantes que pueden provocar diversos síntomas, entre los cuales cabe destacar: la sensación de fatiga extrema, náuseas y/o vómitos, especialmente por la mañana, sensibilidad e hinchazón en los senos, cambios de humor, acidez estomacal, estreñimiento, antojo o rechazo por determinados alimentos.

Para el bebé
Al mismo tiempo, el bebé se desarrolla rápidamente; su corazón comienza a latir, su cabeza, sus brazos y piernas crecen, y hacia el final del primer trimestre, ya puede conocerse su sexo.

Entre las semanas 7 y 8, el corazón del bebé ya se ha desarrollado del todo. Comienzan a desarrollarse los dedos de los pies y de las manos, las orejas, los ojos, los párpados y el hígado.

SEGUNDO TRIMESTRE

En la mamita
De las diferentes etapas del embarazo, esta es, muchas veces, la más llevadera, ya que, en general, se sienten menos molestias. Es probable que las náuseas desaparezcan, el cuerpo se habitúa al cambio hormonal y el abdomen comienza a crecer.

Para el bebé
El bebé continúa desarrollándose, se forman muchos de sus órganos internos; la madre puede notar algunos de sus movimientos, ya es capaz de succionar, rascarse, oír y tragar.

En todas las etapas del embarazo es importante el control ginecológico adecuado. Consulta con tu especialista de confianza en cuanto sepas que estás embarazada

TERCER TRIMESTRE

En la mamita
Es la última etapa del embarazo: el bebé crece aceleradamente, acumula tejido graso, y el útero, muy distendido, comienza a hacer presión sobre la vejiga y el estómago. Así, es posible que la madre tenga que comer porciones reducidas y necesite orinar con mayor frecuencia. Con el aumento del peso abdominal, pueden aparecer algunos dolores en el hueso púbico, la zona lumbar o la ingle.

Para el bebé
El bebé ya patea con fuerza, aunque en las últimas semanas ya no tendrá mucho espacio para moverse. Los pulmones completan su desarrollo y, a partir de la semana 37, está listo para nacer.

 El embarazo dura aproximadamente 40 semanas y se divide en tres trimestres. Cada uno de ellos con una duración de poco más de 13 semanas.

Dejar respuesta

siete − 5 =